el libro rojo de la Reina

“-¡Pero yo no estoy loca! -protestó Alicia-,

-Claro que lo estás,- replicó el gato de Chesire.-Tienes que estarlo. Todos estamos locos aquí.”

De Alicia en el Pais de las Maravillas.

La Reina ordena a las cartas que escriban en su diario de páginas escarlata con pluma y su mejor tinta roja. “Es lo mejor” piensa la Reina, “es como la vida”. Rojo sobre rojo. Invisible.

Dicta la historia de su vida. “Es una locura, -dice-, permanecer cuerda allí donde todos estan locos.”

“Además- razona- sería una falta de educación. Como tener la osadia de echarles en cara su locura con tu cordura. Es un insulto. No puede permitirse. Y como me gusta la gente bien educada, permaneceré loca. Además, el único cuerdo en un mundo de locos sería el auténtico loco….haré una ley que prohiba en mi reino el uso de cualquier tipo de cordura”.

Sus labios de rojo de rosa se curvan en una sonrisa. Recuerda con gran orgullo el momento en que tomó esa decisión.

“Carta,-exclamo agitando de forma imperiosa su cetro de corazón -pregúntame como llegué a tomar esa decisión. Y luego anota en el diario que me preguntas porque llegué a tomar esa decisión y mi respuesta”

“¿por que llegó a tomar esa decisión, Su Majestad?” preg

untó la carta con su voz de carta,un impersonal frufrú átono semejante al rumor de un roce de papeles o cartones, y anotó con la pluma de tinta roja en el diario rojo:

“vaya, me alegro de que me hagas esa pregunta”- dijo la Reina poniendo cara de sorprendida-” verás, un dia me di cuenta de que los extraños no tienen poder para hacernos daño.Los extraños pueden insultarnos,o herirnos, o incluso matarnos. Pero sólo aquellos que amamos pueden hacernos daño de verdad, del que queda en el alma,del que perdura, el que nos divide y nos parte el corazón en dos, porque de un extraño podemos esperarlo dolor, pero no de alguien que amamos.¿No es una auténtica locura?¿no es el mundo al revés?¡es de locos!”

-“Si, majestad”.

-“Asi que decidí que puesto que el mundo estaba loco, todos los que estamos en el debiamos estar locos también, ya que somos nosotros quienes lo hacemos así. Decidí, pues, que yo también estaba loca, puesto que vivía en él, o debía estarlo. Y para evitar la eventualidad de que algun enajenado tuviera la tentación de contravenir las normas del orden natural, apelé al derecho, que es el refuerzo júridico de esa ley natural, y que se reafirma mediante el castigo a las acciones punibles”.

-“si, majestad”.

-“Decidí además,”- dijo la Reina Roja- “que puesto que los que tenemos cerca tarde o temprano nos iban a hacer daño, lo lógico sería hacerles daño primero, antes de que tengan la oportunidad. Asi, y tal y como la ley natural de la vida dicta, tal y como se demuestra en nuestros actos cotidianos, y además, tal y como debe ser correcto pues esta sustentado ,reafirmado y apoyado por la ley, lo mejor es hacerles daño a aquellos que tenemos cerca antes de que ellos puedan hacernos nada a nosotros. ¿no estas de acuerdo,carta?¿no es sublime?.-

-“Si, Majestad-.

La Reina Roja clavó con ira la mirada en la carta e hizo un mohín de disgusto.- ” No, no lo es. ES un absurdo. Es un comportamiento estúpido. ¿Es que soy la única cuerda aquí?¿Nadie mas vé que es una locura?¿que si hacemos eso somos igual que todos y obtenemos sólo más de aquello de lo que nos intentamos proteger?”

-“No , majestad. Digo, si, Majestad. Digo…”- el que el cartón reluciente de la carta pareció temblar

ligeramente al embate del viento.-“aunque”-razonó la reina-” si soy la única cuerda debe de estar bien,porque es como ser la única que no actúa como todos los demás, y por tanto la única loca aqui. Asi que al final debo de estar loca.”…-hubo un breve silencio, que sólo terminó cuando la Reina alzó el menton, encontrádose con la mirada de la carta.Pareció casi sorprendida, como si hubiese olvidado que estaba allí…

-“¿Carta?hace mucho que estas a mi servicio, ¿verdad?”-casi susurró la reina jugando pensativa a girar en sus manos el cetro del corazón sobre si mismo, como si intentara sacar fuego de la alfombra pero mucho mas despacio, contemplando sus rojos aleteos, como los de una mariposa. -“debes de ser lo mas cercano a una buena amiga…bueno, no muy cercano, pero es lo mas parecido que tengo ahora mismo, ¿verdad?”- la Reina Roja de Corazones miró a la carta con la sonrisa mas radiante y cariñosa que imaginarse pueda, llena de luminosa alegría y ternura. Despues se reclinó hacia atrás en el trono de raso escarlata e hizo una indolente seña a las cartas-soldado:

-“Que le corten la cabeza.”-exclamó con aburrida desgana.

El grito de papel de la carta reverberó por las paredes manchadas de cinabrio del inmenso palacio .

-“Oh, no debería preocuparse tanto”- dijo la Reina, extrañada – “la recordaré siempre. Al fin y al cabo, ella misma lo ha dejado todo escrito”.

Y esa fue la entrada del día para el diario de la Reina Roja. Con la carta decapitada, nada más se escribió ese día.

O eso creemos.

Rojo sobre rojo, no hemos podido leerlo.Y por tanto, tampoco hemos podido contarlo.

[……..]

“And all that you see or seen , this is not but a dream /within/ a dream”.

De E. Allan Poe, “Un sueño dentro de un sueño.”

“Era la única cuerda en un mundo de locos”-dejo escrito la Reina Roja- “lo supe siempre. Si hubiera hecho esto en todo momento, lo que sabia que debía hacer, no me hubiera ocurrido nada. Pero no lo hice porque estuve loca…es mejor sacrificar a los que podrías amar por tu bien. Y sobre todo por el suyo propio, claro, aunque no sean capaces de verlo. Asi es como todos, sobre todo yo,son felices…¿o no?.Ellos son los que te hieren mas que nada.”

La pagina era roja y la tinta roja. La Reina Roja escribía con su propia sangre sacrificada por los que nunca, jamás, la habían querido. O eso pensaban; no estaban seguros del todo, porque cada dia pensaban algo distinto.Debian de ser gente muy cuerda…no hay que preocuparse. Segun tan docta filosofía, seran felices en el futuro.

Por suerte, rojo sobre rojo, todo se ha perdido y la posteridad no lo retiene. Gracias al cielo por los pequeños favores.

¿o no?.

2 comentarios Add your own

  • 1. sandra ruiz  |  enero 4, 2013 en 2:14 am

    que es esto? Realmente es una locura! Segaste mi pensamiento cuerdo y en cambio pintaste las peredes de rojo de aquí a la eternidad. Solo una rosa blanca me devolvería la cordura. quien querría salvarme????

    Responder
    • 2. Calthar  |  abril 29, 2014 en 1:56 am

      Hasta las rosas se pierden cuando flotan en el mar,(hace tanto que ya no poseo ninguna blanca),y esto no son mas,despues de todo, que los restos de un naufragio. Es curioso, nunca me habia preguntado hasta donde puede flotar un madero abandonado a la deriva…tu seras tu mejor amiga,muchacha, nada queda aqui ya para nadie;tiende tu propia mano para salvarte, y no te detengas a contemplar tu reflejo entre las olas. Para mi quizas,ya es tarde;al menos, por hoy.Ya no soy reina de Nada,es inmenso pues, mi reino. Pero me queda el rojo escrito sobre rojo,y es una suerte, porque asi nada es infinito; ni siquiera las olas de este oceano, que antes fuera tan inmenso y profundo, y que mañana habré olvidado para siempre. Sálvate tu. Corre, rie, ama; disfruta..vive.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


A %d blogueros les gusta esto: